Piropos desde el camión de basura

Uno de los basureros del servicio municipal de recogidas de basura queda prendado de una señorita vestida de rosa. El camión avanza lentamente por la calzada y la dama de rosa, por la acera. Durante el camino, el basurero, en plan galante, comienza a coquetear con la señorita… y sobreviene la tragedia.

Si me lo permites, una moraleja: No te fíes de los piropos que te lancen los desconocidos. Quizás sólo quieran ver cómo te estampas con una farola cuando la vanidad se te suba a la cabeza…

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...