Sólo quiero alegrarte el día

Un joven se levanta cada mañana a la misma hora, día tras día. Sale de casa con la ropa puesta, pero dejándose la sonrisa en una bolsa. Ésta se la “coloca” cuando llega al lugar apropiado. Es ahí donde hace su mejor esfuerzo y manifiesta sus intenciones: “Sólo quiero alegrarte el día”.

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...