Guapa

Un chico se impresiona con la belleza de una muchacha. Ella es más que “guapa”; es “gua! pa!”. Se merece dos palabras y hasta todo el diccionario. A la chica también le gusta este simpático galán y así tiene inicio una estupenda sesión de revolcones…

¿Será eso el amor? El joven se confiesa enamorado y mira a la chica con cara de aborregamiento, como si acabara de sufrir una lobotomía.

¿Cuánto dura este estado? Justo unos segundos, hasta que ella pronuncia las palabras que lo hacen salir del trance: “Estoy embarazada.” A partir de aquí, lo que era amor se convierte en… (¡Oh! Qué será… Qué será…)

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...