Siete minutos

Lucas y Mikie son una pareja como tantas otras. Hay características que les gustan al uno del otro, pero también afloran las que no. Lo normal.

Tarde o temprano, un miembro de la pareja suele encontrar rasgos en el otro que le disgustan. El dilema está en: ¿aceptarlos o influir en el otro para que cambie un poco?

En este caso, Mikie piensa que esos detalles de Lucas indican que su conducta de querer cambiarla se repetirá más adelante, continuamente, cada vez que encuentre en ella algo que no sea de su agrado.

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...