Un minuto de honestidad

¡Ay! Cuántas veces han aparecido cortas historias de engaños por este blog… Unas mejores que otras, pero todas seguro que tienen algún parecido con alguna realidad.

¿No crees que el amor sería muy distinto si se construyera con grandes dosis de honestidad? La vida entera sería otra si no intentásemos ocultar la verdad, cualquiera que sea la razón para ello.

Hoy homenajeamos a una virtud tan grandiosa como escasa. Sólo es un minuto.

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...