Una historia de amor y basura

La basura es la “culpable” del inicio de una bonita historia de amor.

Dos extraños comienzan a interesarse el uno por el otro gracias, precisamente, a los deshechos orgánicos que ambos depositaban en la azotea.

¿En la azotea? Sí, a mí también me extraña, pero ya se sabe que cuando se trata de amor todo es posible, incluso que el camión de la basura haga su ruta por las azoteas de los enamorados.

Lo que me deja esta historia es una tremenda curiosidad por saber quién hurgaría en la basura de alguien sólo con el propósito de conocerlo mejor. ¿Habrá muchos que hagan esto?

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...