El amor es ciego

Un chico conoce a una chica por Internet y tiene interés en verla en persona cuando ella le propone que se encuentren. Sin embargo, el valor le falla al muchacho y se ampara en la ayuda de un amigo, que al final trama la estrategia perfecta para reunir a los dos “amigos cibernéticos”.

La historia, a priori, no está mal, pero tanto las actuaciones como el desenlace dejan bastante que desear, sobre todo lo último.

La discriminación y los prejuicios que recaen sobre las personas con discapacidad me temo que aún tienen el peso suficiente, incluso para hacer chistes de mal gusto como el de la moraleja del cortometraje.

Con esto quizás haya desvelado parte del corto, pero no me podía quedar sin decirlo…

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...