Fracaso

Un hombre se dirige a una agencia de detectives con la sospecha de que su pareja le es infiel.

El investigador le asegura que averiguará si son ciertas sus sospechas y, efectivamente, en una semana le presenta las pruebas que indican que su novia se está viendo con otro.

No hay razón para tomárselo tan a la tremenda, cuando se tiene dinero y un buen trabajo. Hay miles de mujeres por ahí, a fin de cuentas.

Ésa es la conclusión del investigador, que ve la situación desde lejos. Pero, ¿y si eso mismo le ocurriese a él?

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...