La línea del amor

Hay líneas y líneas. En el blog hemos visto aparecer el amor tras la línea telefónica y al pie de una línea ferroviaria, entre otras. Hoy incorporamos una nueva: esa línea que se usa para tender la ropa… ¿Cómo se llama? Ah, sí… tendedero.

Es que nunca se sabe qué línea elegirá el amor para llegar hasta nosotros y, al parecer, le ha tocado el turno a ésa.

Te cuento. Un chico y una chica viven en sus respectivos edificios, uno al frente del otro. Dichos edificios están unidos por un tendedero y la potencial pareja aprovecha dicha línea para comunicarse.

¿Les resultará efectiva?

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...