Ya no estoy sola

Una chica trata de paliar su soledad contactando con alguien a través de Internet, pero a costa de descuidar áreas importantes de su vida.

Sin duda, es algo exagerado, pero real. ¿Cuántas personas habrán pasado por algo así? ¿Crees que compensa?

He aquí un cortometraje triste que toca puntos interesantes sobre los que reflexionar.

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...