Somos mucho más que dos

Antes se recortaban corazones de papel o se grababan nombres en anillos u otros objetos. Sí, eso también se hace ahora, pero hoy hay que añadir nuevas y actuales opciones para dar rienda suelta al romanticismo; las que nos brindan las nuevas tecnologías.

Hoy presentamos una animación sencilla, breve y tierna de uno de esos románticos tecnológicos que hay por el mundo. Nos cuenta que se inspiró en la canción para crear la historia. Una canción que habla del momento de enamorarse, que no siempre llega cuando uno quiere o más lo persigue, pero que, tarde lo que tarde, sí suele llegar.

Un corazón solitario pasea esperando encontrar la persona adecuada. Se entristece tras los primeros intentos fallidos sin saber que su suerte está a punto de cambiar.

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...