Perdona, perdona…

A continuación veremos un ejemplo más de cómo las relaciones de pareja pueden deteriorarse debido a la rutinaria convivencia.

Se trata de un cortometraje muy simpático en el que, tanto él como ella, se entienden a las mil maravillas en la etapa del enamoramiento. Después, pasa lo que pasa: él descubre cosas de ella que no le gustan e incluso le exasperan y a ella le pasa exactamente lo mismo.

¿Qué es lo mejor: disculparse mutuamente y tenerse un poco de paciencia o poner distancia de por medio?

Perdona?

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...