Todo un caballero

Él recibe la visita de ella. Su relación terminó, pero él tiene la esperanza de que ella haya vuelto para quedarse.

No es así. Ella sólo viene a recoger sus cosas. Y aquí es donde el discurso del protagonista comienza a ir por un lado y la acción, por el opuesto.

¿Se reconciliarán? ¿Se despedirán modélicamente? ¿O se arrojarán los trastos a la cabeza? No, eso no es propio de todo un caballero.

Meli, muchas gracias por el enlace de este corto. Está genial.

Todo un caballero

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...