Predestinados a estar juntos

Gonzalo es infeliz en su relación con Valeria y un día decide hablar con ella para poner el punto y final.

Pero Valeria, muy lagarta ella, no está de acuerdo. Decide fingirse embarazada para atrapar al muchacho, aunque para ello tenga que chantajear a su amiga ginecóloga para que ésta le dé las pruebas que necesita.

Y así es como, una vez más, la maldad y el egoísmo se disfrazan de amor.

Predestinados

¡Qué coraje! Soy yo Gonzalo y, con ecografías o sin ellas, la dejo sin mí. No me merece nada, nada…

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...