10 Desventajas de tener pareja

Estar enamorado y emparejado tiene muchas ventajas, pero también tiene sus inconvenientes, como todo en la vida.

Hablemos de algunos y, si actualmente estás desparejado, quizás termines dando gracias al cielo por tu inmensa suerte. Vamos con…

borde

10 Desventajas de tener pareja:

1. Sufres

Sufres todo el tiempo. Sufres la distancia de no poder estar cerca de la persona de tus amores. Sufres plantones. Sufres que a tu pareja se le olvide alguna fecha especial, etc.

Y, por supuesto, sufres el día en el que la pareja le diga: “Ahí te quedas, porque he encontrado a otro/a.”

O, simplemente, el día en el que la relación termine de alguna manera más o menos traumática. Total, amor y dolor van en el mismo pack.

2. Se te acaba la privacidad

Como te toque una pareja controladora y posesiva, para qué quieres más…

Lo querrá saber todo de ti. ¡En una pareja no hay secretos! Se te acabó guardarte esos pequeños secretillos vergonzantes para ti, porque tu pareja te exigirá que los compartas.

Qué agobio… Es como tener que darle a alguien la llave de tu diario y se moleste si no lo haces.

3. Tu economía se resiente

Que si los regalitos, las tarjetas, las llamadas de teléfono, etc. Tener pareja cuesta dinero y hay algunas que hacen que te salgas tanto de tu presupuesto que terminas en la más fatal de las ruinas.

4. Te agotas mentalmente

tarjeta de amor

El dinero no basta. Tendrás que estrujarte el cerebro buscando continuamente frasecitas, poemas o alguna forma original de despedirte cuando estás al teléfono, si no quieres que se aburra de ti y piense que no le importas lo suficiente.

borde

5. Tienes menos libertad

Cuando estás soltero no tienes que darle explicaciones a nadie, si algún día quieres salir por ahí con los amigos o si llegas tarde, como ejemplos.

Cuando estás en pareja, sí. Y, no sólo eso: En cada decisión que tomes tendrás que considerar a tu pareja y quién sabe por dónde te salga.

Vamos, ya que no tienes la presión de que tus padres te den el visto bueno para todo, vas y te buscas a un tipo (o tipa) para consultarle cada uno de tus pasos. ¡Horror!

6. Tienes menos oportunidades

Puedes tener la mala pata de emparejarte y, ya que la cosa es formal, conozcas más tarde a alguien que es una persona más adecuada para ti y que te gusta más. Nada. Ahora te aguantas.

O puede que no te aguantes, pero en cualquier caso ya tienes el lío servido.

7. Consume mucho tiempo

reloj

Con una pareja tienes que compartir bastante tiempo. Claro está, ese tiempo has de quitárselo a otros asuntos: a tu familia, a tus amigos, a tus hobbies, etc.

Y para que te toque una pareja absorbente… Todo el tiempo que le dediques le parecerá poco.

8. Te preocupas más por tonterías

Te preguntarás más veces si estos pantalones o ese jersey te quedan bien (para gustarle a tu pareja). Te martirizarás cuando te salga una pizquita de celulitis o alguna arruguita en el rostro.

No sabrás cuáles dietas, cremas, tintes y potingues podrán aliviarte el sufrimiento y la inseguridad.

9. Tus metas personales pasan a segundo plano

Para el enamorado sólo hay una prioridad: el amor. Es capaz de darle una patada a sus estudios, a su carrera y a cualquier otro objetivo personal que interfiera con la relación.

10. Haces centenares de estupideces

Estupideces de todos los colores. Como cantar bajo su ventana a media noche, exponiéndote a que los vecinos te denuncien (naturalmente molestos por tus aullidos). Como gastarte todo el dinero que tienes (y el que no tienes) en un regalo estúpido. O como hacer un viaje enormemente largo sólo para pasar unos instantes con él/ella.

 

Probablemente, haya exagerado un poquitín en algunos puntos. 😆 Pero a buen seguro hay almas escarmentadas que se sienten identificadas con bastante de lo anterior. Entre ellas, yo misma.

Eso no quita que quizás alguna vez vuelva a vivir esa misma locura. Aunque, qué quieres que te diga… Si no la vivo, me quedaré con lo bueno de estar soltera.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...