Y así es como llora un corazón abandonado

Suponiendo que aún sientas algo por esa persona, en el momento de la ruptura se desata un agudo dolor en el pecho que parece que va a durar toda la vida.

¿Cómo afrontas tú esos trances dolorosos? ¿Cómo llora tu corazón abandonado?

Vamos a recomendarte algo para atenuar la pena, porque quitártela… sólo el tiempo puede.

1. Date permiso para estar triste

¿Te sientes fatal? Échalo fuera. Ponte la película o la canción más lacrimógena que se te ocurra, pasea por un parque otoñal y llora, sin cortarte.

No añadas más sufrimiento a este episodio poniéndote a dieta, por ejemplo, o embarcándote en algún proyecto nuevo que demande demasiada concentración o fuerza de voluntad.

Déjalo para dentro de unos días.

2. Pasa tiempo a solas

Esto no está reñido con llorar en algún hombro amigo. (La familia y los amigos son un buen apoyo en estos momentos.)

Pero también necesitas un rato para ti, a solas. Un espacio para que puedas escucharte, poner paz en tu cabeza, reflexionar sobre la nueva situación y hacer las paces contigo mismo.

corazón abandonado

3. Desconecta

Si te es posible, tómate un día o más de vacaciones de Facebook, Twitter, el e-mail, el teléfono móvil…

Es mucho ruido para tu sensible corazón. Además, a pocos les interesará saber que estás llorando por los rincones. Crudo, pero cierto.

4. Ponte cómodo y homenajéate

Date algún caprichillo, como pasarte la tarde vagueando en pijama. Cuídate y sé bueno contigo, para aliviar un poco el mal trago que te ha caído.

Pero cuidado con las compras compulsivas (uno gasta más dinero cuando está así de “depre”) y con otras opciones poco recomendables (como atiborrar tu cuerpo de bombones, alcohol o sustancias alucinógenas variadas).

Ya tienes bastante con esta pena, como para empeorar el problema.

5. Recuérdate que pasará

Pasará este trance, lo mismo que han pasado otros y tú los has resistido. También tienes la fuerza para superar éste.

Recuérdate, en cuanto puedas, que volverás a sonreír (quizás antes de lo que pienses). El dolor pasa.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...