Romper una relación por teléfono

¿Habrá algo más desolador que poner fin a una relación romántica a través del teléfono? Sí, puede ser más grave. Imagínate que tu pareja decide dejarte con un simple sms o, peor todavía, actualizando su estado en Facebook:

— Oye, Paco. Te he dejado la maleta en la puerta. Vuelve con tu madre.

Debajo de eso, 100 amigos han puesto “Me gusta” para que te dé más rabia.

Aunque parezca un chiste, todo eso es cada vez más frecuente en esta implacable era tecnológica. Y, como no queda de otra que asumirlo, pensemos en las ventajas que tiene.

Ventajas de romper una relación por vía tecnológica

corazón roto

Es rápido y simple: Escribes: “Adiós. Que te vaya bien.” El mal trago es breve. Y no tienes que esperar a la mañana siguiente si te dan las ganas de romper a las cuatro de la madrugada.

Tu pareja no está para preguntarte 20 veces porqué quieres terminar, para hacerte chantaje afectivo o para sembrar en ti la semilla de la culpa eterna.

En caso de que rompas por teléfono, puedes colgar alegando un fallo de cobertura o que te has dejado la cafetera puesta, para que la dolorosa conversación no se prolongue hasta que uno de los dos se deshidrate llorando.

¿En qué situaciones es recomendable?

Lo anterior únicamente es aceptable cuando tienes una relación recién estrenada y no le ves futuro. O cuando, por alguna circunstancia, no puedes ver al interesado/a en persona. ¿No te parece?

En los demás casos, lo más recomendable y decente es romper la relación en persona.

¿Por qué? Por simple respeto.

Cuando en una relación se ha establecido una conexión emocional y hay un buen puñado de vivencias compartidas, es una cutrez ponerle fin a la historia de un modo tan frío. Además, romper cara a cara tiene sólidas ventajas que no las brinda un entorno tecnológico.

Ventajas de romper cara a cara

La primera la hemos dicho: es una muestra de respeto.

La segunda: Puedes ir matizando tu mensaje conforme miras a los ojos a tu futuro “ex”. (En un mensaje de texto, así adjuntes 20 emoticonos, no puedes rectificar una vez que pulsas “Enviar”.)

La tercera: Te aseguras de que la persona te ha entendido y de que la relación ha terminado. La ruptura tecnológica no te deja esa sensación de final. Créeme. Yo una vez tuve que romper a distancia y mi “ex” continuó mandándome mensajitos hasta desquiciarme. Así aprendí que la ruptura cara a cara es más convincente y definitiva.

Tú verás lo que haces si estás en esta tesitura. Yo te recomendaría echarle honestidad y valor, plantarte frente a él/ella y dejar las cosas claras. Suerte.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...