4 Enemigos del amor

Vives una relación y quieres que dure lo máximo posible. A pesar que te entiendes bien con tu pareja y de que todo va bien, sería bueno que prestaras atención a estos enemigos del amor, para que no terminen con tu relación.

La obsesión por estar delgada

Quieres ser bella y delgada para agradarle un poco más cada día. Sin embargo, tus restricciones en las comidas frustran las salidas a la hora de tomar un helado o disfrutar una cena.

enemigos del amorAl mismo tiempo estás obsesionada por ir al gimnasio… Hasta que él se da cuenta que no pasan mucho tiempo juntos.

Entonces, ¿para quién quieres verte bella? Si bien no debes abandonar tu decisión de tener una buena figura (para gustarte tú), tampoco debes perderte las mieles de amor. Considera, además, que no hay mejor ejercicio que el que se hace debajo del edredón.

Los complejos

¿Crees que tenga piernas gordas? Me siento fea. No me gusta mi nariz…

Decir cosas como ésas constantemente a tu novio puede ser en un principio tolerado por él, pero, a medida que pase el tiempo se sentirá un poco frustrado de estar con una chica tan insegura.

Incluso puede que él pase desapercibidos muchos de esos supuestos defectos. Sin embargo, si te empeñas en resaltarlos, quizás al final lo convenzas y te considere como tú piensas.

Por lo tanto, olvídate. Que si él se fijó en ti es porque estás bien guapa. 😉

La exclusividad en la pareja

Vive tu vida y déjale vivir a él la suya.

Para que su relación prospere es necesario tener cosas que decirse. Para ello, deben tener su propia vida fuera de su dúo de amor.

Si es el caso, aprende a desengancharte. Dale libertad y seguro que cuando se vean tendrán mucho de que hablar.

Los celos

Esa chica ha estado coqueteándole a tu novio toda la noche y tu sólo tienes un deseo: ¡gritar! O irte de ahí. No lo soportas.

Los celos son los venenos de la pareja y los ataques de histeria molestan a cualquiera.

Procura relajarte. Y, sobre todo, divierte. ¿Por qué? Porque no tienes nada que temer: Eres la mujer de su corazón.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...