Los celos 2.0

Mientras que en las viejas serie de televisión, la esposa engañada abría los ojos a la infidelidad de su pareja cuando encontraba una huella de un beso en el cuello de la camisa o con una hoja de papel metida en el bolsillo de su traje, la mujer de hoy tiene que un sinfín de medios tecnológicos para tranquilizarse, – o no – durante un ataque de celos.

celosDe este modo, Facebook se ha convertido en una mina de oro para las mujeres celosas, que revisan todo movimiento de su pareja en esta red social. Cualquier comentario o mensaje publicado se encuentra bajo sospecha.

Los correos electrónicos y mensajes de texto se han convertido también en fuentes de información muy valiosa para las mujeres con celos enfermizos.

Eso, por no hablar de los sitios de citas, en la que algunas mujeres se inscriben para asegurarse que sus maridos no tienen una cuenta.

Esta situación nos hace plantearnos: ¿Acaso estas nuevas tecnologías no fomentan los celos de algunas mujeres? (O de los hombres, claro está.)

Un SMS mal interpretado, un comentario fuera de contexto, o un cumplido respondido por simple cortesía y amabilidad, puede llegar a desatar una situación problemática sin ninguna base real.

En este contexto, es difícil controlar y tratar tus celos cuando todo a tu alrededor es una incitación a los celos mórbidos y facilita el acoso.

Sin duda, lo mejor si te encuentras en esta situación es que te des cuenta de lo absurdo que puede ser que te hagas mala vida por cada cosa que ves en las redes sociales de tu esposo.

Otra cosa es que tengas evidencias contundentes de que él está siendo desleal. Ahí, sí es el momento de actuar.

Lamentablemente, el uso constante de Internet y, particularmente, de las redes sociales para mantener vigilada a tu pareja puede convertirse en una obsesión. Un problema que, quizás, necesite tratarse con la intervención de un terapeuta, que te ayude a salir de la espiral de los celos.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...