5 Consejos para elegir un amante

Quizás estás cansada de tu vida en pareja y ese cansancio te consume y estás decidida a tener un amante. Pero la infidelidad no se improvisa. Si has tomado la decisión de engañar a tu marido debes hacerlo con el hombre adecuado.

Los criterios a tener en cuenta para hacer tu elección son:

escoger un amante

1. Edad

La edad es importante. Lo primero, por supuesto, es que el candidato tenga más de 18 años.

Por debajo de los 28 años, más o menos, tendrás una relación fresca con un amante joven. Aunque, quizás el agitado ritmo de vida del interesado (entre trabajo y estudios) haga que pase de ti muchas veces. Por lo general, a este tipo de chicos no les suele gustar que los atosiguen.

Entre 30 y 40 es una buena elección. Pero, en esta franja de edad, es frecuente que busquen algo más que una relación esporádica.

Pasados los 40 años, ya estás entrando en el terreno de los recién divorciados. Y, después de los 50, la relación promete ser más tranquila (en todos los sentidos, incluido “ése” que estás pensando).

2. Su estado civil

El estado civil suele estar bastante relacionado con la edad, como hemos visto. La primera pregunta es clave: ¿Prefieres un amante soltero o uno casado?

Dependerá de lo que estés buscando en esa relación. Si sólo quieres algo de diversión, un hombre casado te dará la clandestinidad y la adrenalina apropiadas.

Aunque, si lo que estás buscando es un hombre para dejar a tu marido y montar con él un hotel en Papúa, este aspecto no importa demasiado (soltero, viudo, divorciado… o indefinido).

3. Sensibilidad

Esta característica también es importante a la hora de considerar el perfil del candidato. Cuídate de los que son demasiado románticos, si lo que quieres son breves escapadas. Porque corres el riesgo de que después no te los puedas quitar de encima (aunque al principio te digan lo contrario).

¡Ah! En el extremo opuesto, cuídate también de los que son mujeriegos empedernidos. Serías una más de sus incontables aventuras.

4. El perfil de su esposa

Si tienes la oportunidad de saber algo sobre su esposa, entonces puedes inferir algunas cosas sobre él. Cosas que te pueden ayudar a que su relación de amantes funcione.

También puedes ver qué tanto proyecta de su esposa en ti. En este caso debes tomar las medidas necesarias.

5. Domicilio

Ten en cuenta una regla simple en cuestiones de infidelidad: La distancia es inversamente proporcional a la frecuencia en que se vean.

En pocas palabras: Cuantos más kilómetros, muchas menos citas.

Si realmente no quieres un amante dominante, elige un viajero que veas unas veces al mes, te permitirá vivir una doble vida que te dará algo de diversión.

Ahora, la decisión es tuya.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...