Un beso terapéutico

Después de años soportando discusiones constantes, una pareja decide darle una última oportunidad a su relación y acude a un consejero matrimonial.

El consejero los recibe y les pregunta:

Bien, ¿cuál es el problema? Cuéntenme.

labiosEl hombre bajó la cabeza. La situación estaba tan enredada que no sabía por dónde empezar.

Pero la mujer lo tuvo mucho más claro. Comenzó a hablar, describiendo con precisión todos los desastres de su matrimonio.

Pasaron 5 minutos, 10 minutos, 15… y no hacía ni la más mínima pausa.

De repente, el consejero se levantó de su silla, fue hasta la silla de la mujer, hizo que ésta se levantara y comenzó a besarla apasionadamente durante varios minutos.

El marido contemplaba la escena anonadado. Y la mujer volvió a sentarse sin decir “ni mu” después del largo beso.

El consejero se dirigió entonces al marido:

Su mujer necesita eso al menos dos veces por semana.

El marido, mientras se rascaba la cabeza, contestó:

Bueno, puedo traerla aquí lunes y miércoles.

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...