No confío en mi pareja

Tu pareja te dice que le gustaría pasar más tiempo con sus amigos, porque es importante para él/ella. Tú lo comprendes, pero no puedes evitar sentirte mal.

¿Por qué sientes celos si sabes que tu pareja únicamente va a pasar un rato con sus amigos?

espiarMantén la calma. Éste es un problema muy común. Casi todos hemos sufrido de celos inexplicables en algún momento de nuestra vida.

Los celos surgen a raíz del miedo a perder algo que es muy valioso para nosotros. Muy humano, ¿verdad?

En este caso, ¿por qué tienes miedo de que tu pareja se relacione con sus amistades? Mira dentro de ti, porque ahí encontrarás la respuesta. No la hallarás en tu pareja, ni en sus amigos, sino en la relación que tienes contigo mismo. ¿Qué tal anda tu autoestima?

Eso, para empezar. Seguimos.

¿Celos fundados o celos infundados?

Cuando pesa una amenaza real sobre tu relación, surgen los celos fundados. Por ejemplo, si tienes pruebas sólidas de que tu pareja tiene alguna aventura con alguien de su grupo de amistades.

Los celos infundados, por el contrario, los sientes sin tener ninguna evidencia de que se esté produciendo un comportamiento así por parte de tu pareja.

Esa distinción es muy importante, porque la mayoría de nosotros sí nos sentimos muy mal cuando constatamos que la pareja nos está engañando. ¿A quién no le hiere esto?

Lo que no siente todo el mundo son esos celos infundados, basados únicamente en la sospecha. Éstos no sólo pueden destrozar la relación, sino también a quien los padece.

Si tú padeces ese tipo de celos, puedes echar un vistazo a las siguientes sugerencias.

Cómo manejar los celos infundados

Sé más independiente: Cuanto más dependiente eres de una relación, más propenso eres a sentir esos miedos infundados. Dedica más tiempo, pues, a hacer cosas por tu cuenta y a fortalecer la relación que tienes contigo mismo.

Potencia tu autoestima: Cuando dudas de tu propio valor, también es más frecuente padecer este tipo de celos. Por tanto, no pierdas de vista tus cualidades positivas. Sé consciente de todas ellas. Haz una lista, si es preciso, de tus rasgos más positivos para que te des cuenta de que están ahí.

Deja de compararte: Las comparaciones son odiosas, porque la mayor parte del tiempo sirven para fijarnos únicamente en nuestras carencias. No pierdas el tiempo en ellas. Si tu pareja eligió estar contigo, es porque TÚ le interesas. No la vecina ni esa amiga tan coqueta…

No consideres los celos como una prueba de amor: El amor no se mide por los celos que puedas despertar en alguien. Los celos son únicamente miedo.

Cuida de la comunicación: Exprésale a tu pareja cómo te sientes, porque ésta es la mejor manera de despejar el fantasma de la sospecha. Además, así podéis aclarar como pareja qué le interesa a cada uno hacer con su tiempo libre, qué actividades son importantes… Hablar de ello es el primer paso para entenderse y llegar a acuerdos que fortalezcan la relación.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...