Una separación liberadora

Dejar al marido ya no es visto como un fracaso. El proceso de divorcio se presenta para muchas mujeres como una nueva oportunidad de empezar otra vez, de tomarse un descanso y de retomar el control de su vida.

¿El divorcio es cosa de mujeres?

¡Sí! Generalmente, los hombres nunca piden el divorcio. Esto se debe a que llevar una vida paralela (otra relación) no es muy fácil para las mujeres.

No por razones morales, sino porque conciben una sola concepción del ser amado. Y cuando este ser amado no llena las expectativas, en lugar de engañarlo prefieren dejarlo.

desavenencias

¿Por qué hay más separaciones?

Porque ahora nuestra cultura lo acepta mucho mejor. Además, la mujer es cada vez más independiente en lo económico y social, lo que le da todas las herramientas para tomar el control de su vida luego de la separación.

En los años 70, cuando se estableció el divorcio de común acuerdo, la mujer se dio cuenta de que su “yo” no debería ser borrado por el “nosotros”. En la separación, afirman el derecho a existir por sí mismas.

¿Hay buenas separaciones?

Sí, incluso más de lo que piensas. Por cualquier parte encontrarás mujeres que reconocen que han tomado de forma positiva su divorcio.

Lo que es sorprendente es que muchas utilizan para referirse a ellas expresiones que tienen que ver con la liberación, e incluso viven este cambio como un “rejuvenecimiento” y recuperan el control de sus vidas.

¿Cómo recuperarse después de una separación?

Lo ideal es rodearse de familiares y amigos. Y, por supuesto, dedicar tiempo a uno mismo, a reconducir su vida.

Por descontado, antes de sustituir el viejo “nosotros” con una nueva pareja, es mejor dedicar un tiempo a dejar atrás esa vieja etapa. Un tiempo para cerrar heridas y encontrarse con uno mismo, sin buscar desesperadamente otra relación.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...