Amor, gracias por marcharte

Llega el fin de la tormenta; ese fantástico momento en el que los nubarrones desaparecen milagrosamente y la alegría luminosa vuelve a abrirse paso.

mujer contentaQuedaron atrás los reproches, las miradas frías y los rayos que impactaban en el corazón. Pasó la borrasca, que parecía eterna, y hoy le digo adiós mientras recupero la sonrisa.

Estoy más viva y despierta que nunca. Qué tonta fui al pensar que sólo podía sentirme así estando contigo… o con alguien más. Hoy sé que no necesito a nadie que me enseñe a ser feliz, porque me basto sola para eso.

No te molestes en buscar cinismo o resentimiento en estas palabras, porque no lo hay. Todo lo contrario. Te agradezco que hayas seguido tu camino para que yo pudiera abrir los ojos y descubrir lo que me estaba perdiendo.

Gracias por marcharte, al fin

Un inmenso jardín de oportunidades se halla frente a mi ventana. Antes, con la oscuridad de tu presencia, no podía verlo. Pero ahora sí.

El tedioso gris se desvanece a cada segundo que pasa. Te aseguro que no lo echaré de menos. Aunque procuraré que se me quede grabada a fuego la oscuridad de tu presencia en mi vida para no buscarte jamás, ni por accidente.

Gracias. Gracias por dejarme libre. Al fin mi pequeño mundo ha recuperado sus colores.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...