¿Lo que sientes es amor o sólo necesidad?

Aclaremos que amar y necesitar no son lo mismo. El primer verbo se relaciona más con “DAR” y el segundo, con “RECIBIR”.

En el amor suelen alternarse estos dos verbos. Sin embargo, a veces el amor no está presente en la ecuación. Y, por mucho que alguien diga: “Te amo”, lo que de veras significa es: “Te necesito”.

¿Cuándo reconocemos que sólo existe necesidad?

encontrar el amorPongamos que te has enamorado de un hombre o de una mujer. Un ejemplar bellísimo en cualquier caso.

Pasa un tiempo (varios meses o un año) y te cansas. Te sientes usado, abusado y/o hastiado de la relación.

Pues, muy probablemente, esa atracción inicial estuvo basada en la necesidad; no en el amor.

¿Qué necesidad? La necesidad de aprobación, de ser amado, de amar. Esa necesidad que hizo que encontraras a otra persona justo con la misma necesidad que tú.

Ella o él se cruzaron en tu camino cuando tú sentías miedo, ansiedad, soledad, baja autoestima o estabas desesperado por tener una relación. Y eso mismo hizo que esa persona pareciese mucho más atractiva y deseable de lo que es en realidad.

¿Cómo sabes si lo que sientes es necesidad?

1. ¿Buscas a la princesa o al príncipe del cuento?

Tenemos tanto en común… Es la persona perfecta para mí.

¿Perfecta? Las expectativas son tan altas, que buscas a alguien que encaje en tu molde ideal (perfecto). Eso tiene más que ver con la necesidad que con el amor.

2. Cualidades superficiales: La belleza, el dinero, el poder, las posesiones materiales, etc. Si esos elementos tienen mucho peso para ti, también hay más de necesidad que de amor, aunque en ocasiones no lo parezca.

3. Sentimientos exagerados y confusos. Estás feliz de la vida cuando tus necesidades se satisfacen. Pero, cuando no es así, te deprimes, te frustras y te sientes inseguro.

Hoy no me ha llamado. ¡¿Por qué…!?

Si suele ocurrir algo así, también es señal de necesidad.

4. Preocupación excesiva. Si, con frecuencia, sientes celos, miedos o ansiedad cuando estás lejos de él/ella, aquí tienes otro síntoma de lo mismo. Eso es posesividad.

No puedo vivir sin él/ella.

5. Pertenencia / Dependencia. Lo que ama cada uno se mide en la medida en que es capaz de satisfacer los deseos y necesidades del otro. Y lo demás, no importa.

6. Sufrimiento. El amor te llena de alegría, pero llega mezclada con un regusto amargo o con las dudas de no ser lo suficientemente valorado, querido, amado…

Si confluyen muchos de esos elementos, eso que sientes tiene más que ver con la necesidad que con el amor.

Y si lo que quieres es saber si una persona de tu interés está buscando amor o sólo satisfacer sus necesidades, puedes probar a preguntarle: ¿Cómo es tu hombre/mujer ideal? Es una pregunta “trampa”, por supuesto.

Yo quiero a alguien que se parezca a… Quiero una mujer/hombre que me haga sentir… Me interesa alguien que haga (esto o aquello) por mí

Quiero, yo, me, a mí… Presta atención a cuánto se repiten ese tipo de palabras.

Él/ella no se dará cuenta de que te está haciendo una lista con sus necesidades y, precisamente, busca a alguien que pueda satisfacerlas.

Si buscas pareja, observa estos detalles y ve descartando a esos candidatos que estén más enfocados en lo que piensan obtener de una relación que en lo que están dispuestos a dar a la otra persona.

¿Cuándo es amor del bueno?

El amor auténtico se basa en “DAR”. Sí, también hay momentos para “recibir”, pero la cosa está más equilibrada.

Las personas que están dispuestas a amar de esta manera lanzan el mensaje de que ellas tienen algo valioso que compartir, con alguien que lo merezca, por supuesto.

Fíjate también en las palabras que usen (ofrecer a, hacer por, compartir con). La actitud es muy diferente de la anterior.

Ojalá que lo que sientan por ti y lo que tú sientas se parezca más a esto: al puro amor.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...