En busca de la mujer perfecta

Paco ya está entradito en años. Todos sus amigos se han casado, mientras que él sigue buscando a la mujer perfecta, una cita tras otra.

citasUn día, un amigo suyo le preguntó: — ¿Cuál es el problema, Paco? ¿Es que no puedes encontrar a una mujer con la que compartir la vida, con lo buena persona que tú eres?

No -contestó Paco-. He conocido a muchas chicas interesantes, que me han gustado mucho, pero en cuanto las llevo a casa a presentárselas a mis padres, mi madre no les da el visto bueno. Por eso sigo buscando.

El amigo, que era muy listo, le sugirió: — Mira, lo que tienes que hacer es encontrar una mujer que sea prácticamente igual a tu querida madre.

Semanas más tarde, Paco se volvió a encontrar con su amigo y éste le preguntó de nuevo: — ¿Qué pasó, Paco? ¿Pudiste encontrar a la mujer perfecta, a una igual a tu madre?

Paco se encogió de hombros y le respondió a su amigo: — Sí, di con una mujer que era igualita a mamá. Y, por supuesto, a mi madre le encantó. Enseguida se hicieron amigas.

Entonces, estás con ella. Me imagino que vais en serio, le dijo el amigo todo feliz.

Me temo que no. Mi padre no la soporta.

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...