Carta de tu admirador secreto

Antes temía al amor. Vivimos muchas experiencias que nos hacen pensar que este tipo de sentimientos no nacen para todos.

Sé que la vida nos lleva a diferentes momentos y que todo depende de nosotros para aceptarlo con felicidad o tristeza.

relojLa vida nos transforma. Y, cuando menos se espera, llega esa persona especial a darle la vuelta a nuestro pequeño mundo.

Eso es lo que me pasó contigo.

Soy muy tí[email protected] y [email protected]

No sabía la manera adecuada de hablarte de todas esas sensaciones que habías despertado en mí.

Tenía mucho miedo de que me rechazaras, de que no correspondieras a este amor.

Es por eso que ahora me dedico a escribirte esta carta, donde te dejo saber todo lo que siento, lo que quisiera vivir contigo y lo mucho que ansío que llegue el momento de estar a tu lado.

Soy tu admirador secreto, porque me llevas a ese reino de fantasía y, aunque no te das cuenta, cuando estoy contigo nada más me hace falta.

No sé si debas darte cuenta de todo lo que estoy sintiendo por ti, pues tengo miedo de que te vayas a alejar por temor a no saber qué hacer con todos esos sentimientos que yo pongo en tus manos.

Al menos, puedo ofrecértelos de forma anónima. De hecho, necesito aplacar de alguna manera esta tempestad que siento dentro de mí.

Cómo decirte que tu voz me lleva al paraíso y que cada vez que me abrazas me siento la persona más especial que existe en todo el universo. Realmente, no me alcanzan las palabras para expresar cómo me estoy enamorando de ti. Es como si estuvieras presente en cada parte de mi ser.

Quizás sientas que exagero, porque tú no percibes cómo me subyuga cada pequeña cosa que haces. No te das cuenta, porque para ti soy un/a [email protected] Simplemente eso.

Quisiera hacerte comprender que lo que siento es firme. Sé que naciste para mí.

Como también sé que tú tienes miedo. Te alejas de muchas personas, por temor a repetir todas esas experiencias pasadas que tanto te lastimaron. Piensas, quizás, que el amor no es un sentimiento que tenga que ver contigo.

Mientras tanto, aquí estoy yo, tratando de acercarme para tocar tu alma, por si llega el día en que tengo la oportunidad de demostrarte lo contrario.

Perdóname por no tener ahora el valor para confesarte quién soy. Aunque, posiblemente, pronto te des cuenta de estos sentimientos que ya no sé cómo disimular.

Aquí estaré. Aquí seguiré formando parte de tu vida. Tal vez, algún día te des cuenta. Tal vez, muy pronto.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...