5 Ideas para pasar más tiempo en pareja cuando estás muy ocupado

Te das cuenta de que el estrés de la vida cotidiana afecta a tu relación; cada vez pasáis menos tiempo juntos y temes que eso deteriore la pareja.

Relax. Importa mucho más la calidad del tiempo compartido que la cantidad. No necesitas pasar el día entero pegado a tu pareja como una lapa para revitalizar y fortalecer la relación.

Si no te convences, échale un vistazo a estas cinco ideas apropiadas para el caso y decide si son buenas propuestas:

ocupados

1. Planear momentos compartidos

Los dos tenéis una lista de responsabilidades enorme. La agenda está a rebosar y, quizás, sean contadas las veces que os veáis el pelo esta semana.

¿Iremos al cine un día de éstos? No, no. Si no ponéis una fecha, vais a estar prorrogando el encuentro indefinidamente, porque siempre va a atravesarse alguna urgencia o contratiempo.

¿Solución? Fijar una fecha en el calendario, hacerlo una prioridad y arreglarlo todo por anticipado. Esas horas reservadas, llueve o relampaguee, son para los dos.

Si hace falta delegar tareas, pedir permisos o similares, se hace. Tenéis derecho a pasar cuatro ratitos juntos. Faltaría más.

2. Interesarse por el otro

¿Por qué a veces nos desconectamos tanto de las personas que viven bajo nuestro mismo techo o de ésas que son tan importantes en nuestra vida?

El apoyo mutuo es importante y éste empieza por interesarse en las necesidades del compañero/a, en sus objetivos, en sus actividades… o en si ha tenido un mal día y le podemos animar de alguna manera.

¿Y cómo? Puede que baste, simplemente, con escucharle unos minutos.

3. Improvisar en la convivencia diaria

Hay veces en las que cada uno está en lo suyo (estudiando, trabajando, limpiando o lo que sea).

¿Qué tal estaría, por ejemplo, que los dos coincidáis realizando vuestras respectivas tareas en la misma habitación?

Ya, no siempre se puede. Pero no está de más buscar esas ocasiones en las que podéis estar acompañados, compartiendo quizás alguna que otra broma o comentario, mientras hacéis vuestras respectivas faenas.

4. Compartir pequeños gestos

Los pequeños gestos no son en realidad tan pequeños. Besos, abrazos, caricias… Todas esas expresiones de cariño oxigenan la relación.

Es estupendo que aparezcan de manera espontánea y también es una buena idea que formen parte de la rutina. Por ejemplo, el beso al llegar a casa o el de antes de dormir.

Esos gestos sirven para atender esa necesidad de afecto que todos tenemos y también para expresarle a tu pareja que estás ahí, que cuenta contigo, reforzando un poco más el vínculo que hay entre vosotros.

En ocasiones, dicen más que las palabras.

5. Acortar distancia con la tecnología

Y ya que vivimos en una sociedad hiper-conectada, ¿qué tal aprovechar esta circunstancia?

Una llamada, un toque, un mensajito que escribas en apenas unos segundos… “Estoy pensando en ti. Te quiero.”

¿A quién no le gustaría recibir un mensaje así de su pareja? Si eres muy despistado, programa una pequeña alarma para que sirva de recordatorio. No hay excusa que valga.

En definitiva, aunque se tenga la agenda llena de actividades, todo está en saber aprovechar ese poquito tiempo que queda disponible para dedicárselo a la pareja.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...