7 Ventajas de una cita horrible

¿Qué puede haber de bueno en una cita que ha sido un desastre? Veamos que sí lo hay.

Las citas que salen mal son experiencias prácticamente inevitables cuando buscamos pareja.

¿O es que se va a dar la increíble coincidencia de que conozcamos a la persona ideal y de que todo vaya rodado en esa primera cita?

Si se da así, perfecto. Sin embargo, lo más habitual es que tengamos que probar varias veces antes de dar con la tecla adecuada. Lo bueno es que, de cada intento, podemos extraer algo positivo.

cita horrible

1. Queda una historia divertida que contar

Ese mismo día, quizás no lo parezca. Pero con el tiempo la recordarás esa cita horrible de un modo diferente. Imagínate contándole lo desastrosa que fue a tu vecina o a un amigo.

A menos que haya ocurrido algo verdaderamente traumático, esa cita espantosa puede formar parte de tu colección de recuerdos divertidos.

2. Aprendes

Una cita horrible es una experiencia valiosa, porque puedes extraer una lección que te haga no volver a cometer los mismos errores (si ha sido el caso) la próxima vez.

3. Practicas para la próxima

Uniendo esta ventaja con la anterior: Las citas, aunque salgan mal, sirven para ejercitar este tipo de habilidades.

Así, cuando llegue esa persona que realmente te interesa, vas a tener más soltura controlando los nervios, conversando y demás. No dejes de considerar también esta ventaja.

4. Puede nacer una amistad

Quedas con alguien y resulta que no se da una atracción idónea para iniciar una relación de tipo romántico. Sin embargo, esa persona quizás comparta aficiones e inquietudes contigo.

Hay citas de las que salen relaciones de amistad. ¿Podría tratarse ésta de una de ellas?

5. Clarificas ideas

Llevas meses torturándote en casa, sin poder olvidar a tu ex y pensando en si te conviene intentar una reconciliación o si es mejor salir con otras personas.

Vives en un mar de dudas, hasta que se te ocurre salir con otra gente para darte cuenta de que, efectivamente, lo que tú quieres es volver con tu ex. Ahora sí que lo tienes claro. O bien, podría pasar justo lo contrario: que decidas dar carpetazo definitivamente a tu antigua relación.

El caso es que una cita horrible puede aclararte las ideas.

6. Sales de casa

Demasiados fines de semana frente a la tele o haciendo las mismas cosas aburridas de siempre. Una cita, por mal que salga, sirve para que te oxigenes un poquito.

7. Conoces lugares interesantes

La cita puede haber salido apoteósicamente mal, pero tú ya conoces un par de lugares encantadores para visitarlos en otra ocasión, solo/a, con amigos o con una nueva pareja.

Recuerda: Una vez que pase el disgusto, trata de quedarte con lo positivo. Muy terrible tiene que haber sido la experiencia para que no puedas rescatar absolutamente nada útil.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...