Cuando comienzas una relación sin haberte enamorado

Te sientes muy solo (o muy sola). Por ésa o por otra razón, tienes ganas de emparejarte. Entonces, te enteras de que hay una persona a quien le gustas. La emoción te embarga y comienzas a salir con esta criatura sin sentir nada especial por él/ella. Es más, ni tan siquiera te atrae demasiado.

¿Conoces esta historia? Seguro que sí. Se repite continuamente.

Como también se repite lo que sigue…

Te involucras con él/ella. Pasan las semanas; pasan los meses y la relación se hace más estrecha. Te apegas a la condición de tener pareja y te acostumbras a la relación.

dar cuerda al corazón

En un primer momento, la emoción de estar en pareja y la cálida sensación de sentirte amado bastaban. Pero, con el tiempo, te sientes infeliz en la relación. Sabes que no estás junto a la persona que tú hubieras elegido.

Miras alrededor. Hay otros hombres, otras mujeres que te atraen. Sin embargo, tú estás atrapado en ese lazo emocional que creaste. Lazo que cada vez aprieta más.

Soltarte no es fácil

Bastaría con que dejases tu relación actual para dedicarte a buscar a alguien que sí te atraiga y con quien exista reciprocidad. Lo sabes, pero sientes miedo.

¿Por qué? Porque el miedo de perder algo siempre es mayor que el deseo de ganar. Cosas de la mente humana.

Hasta hay un refrán que lo recuerda: No estás dispuesto a perder lo malo conocido ante lo bueno por conocer.

Te quedarás ahí, aferrado. Y, si no logras vencer el miedo, quizás te comprometas con esa persona o puede que te cases con él/ella. En cualquier caso, una receta para la infelicidad.

No caigas en la trampa

Volvamos al inicio de la historia, cuando él (o ella) te dice que le gustas o que se ha enamorado de ti.

Si no quieres meterte en una trampa de la que luego te cueste salir, pregúntate qué es lo que sientes realmente por esa persona. Sé honesto, contigo (principalmente) y con él/ella.

¿Cómo puedes saber si esta persona te gusta o si sólo estás deslumbrado porque tú le gustas? Regla de oro: Si le estás dando muchas vueltas es porque NO. No te gusta mucho.

En ese caso, dile lo que puede esperar de ti. Que lo sepa.

Si quieres tener una aventura con él/ella y hay acuerdo, adelante. Pero ten cuidado de no meterte en una relación más seria.

Suerte y que decidas lo mejor para ti.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...