Una noche… ¿romántica?

Dos compañeras de trabajo están charlando:

Mujer 1: Qué noche tan estupenda pasé ayer. ¿Qué tal la tuya?

matrimonioMujer 2: La mía, un asco. Mi marido llegó a casa, cenó y 3 minutos más tarde estaba roncando.

Mujer 1: Pues la mía fue tan romántica… Cuando llegó mi marido, fuimos a cenar a un restaurante de película. Al terminar, volvimos a casa dando un largo paseo y, cuando llegamos, él encendió velitas por toda la casa. Fue maravilloso.

Al mismo tiempo, sus respectivos maridos estaban hablando en otra oficina:

Marido 1: ¿Cómo lo pasaste ayer por la noche?

Marido 2: ¡Genial! Llegué a casa y la cena estaba lista. En cuanto comí, me sentí tan relajado que me quedé dormido al instante. Y tú, ¿qué tal?

Marido 1: Calla. Fue horrible. Llegué a casa y me encontré con que habían cortado la luz -olvidé pagar el recibo-, por lo que no había cena.

Total, mi mujer y yo nos fuimos a cenar a un restaurante, que resultó ser tan caro que no me quedó dinero para el taxi y nos tuvimos que volver a pie. ¡Una hora de camino! Al regresar, recordé que no había electricidad y tuve que echar mano de las velas para iluminar la casa.

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...