Un primer beso horrible

Llegó el momento del primer beso y poco tuvo que ver con las películas románticas. Fue un beso desastroso, arruinado por el mal aliento, la impulsividad o la indecisión de uno de los dos. A saber.

labios¿Significa eso que no hay buena química entre ambos? ¿Un primer mal beso predice un mal futuro para la relación?

El beso es uno de los indicadores de esa química que existe en la pareja y, por tanto, es muy tenido en cuenta (especialmente por las mujeres).

Hay personas que deciden no continuar saliendo con alguien que besa con ese estilo tan chapucero. Pero no todo el mundo es así, afortunadamente.

Un beso de pesadilla

Un primer mal beso puede darse incluso cuando existe atracción y una conexión estupenda entre los dos protagonistas.

Imagínate que has tenido la brillante idea de pasarte comiendo ajo y, horas después, te encuentras con esa mágica e imprevista situación del primer beso.

¿Y si surge el momento, precisamente, cuando tienes los labios secos y ásperos como las suelas de un zapato? ¿Y si te dolían las muelas a esa hora?

¡Claro que mereces una segunda oportunidad! Y lo mismo en otros casos, como, por ejemplo, que hayas sido un poco torpe en ese momento, porque tu técnica no sea precisamente la más depurada.

Dejemos el tema de la técnica. Hay personas que besan mejor que otras, pero más bien depende del gusto de cada cual.

Cada persona besa de un modo distinto y a cada uno de nosotros nos gusta ser besados de una determinada manera. Luego, el primer beso (y subsiguientes) servirán para expresarnos y aprender qué es lo que le gusta al otro.

Viéndolo de esta manera, lo más probable es que el primer beso no sea precisamente el mejor. Todo lo contrario.

Los besos que siguen son más decisivos. Ya, después de unos cuantos, si “el mal besador” tiene poca voluntad de aprendizaje y los besos siguen siendo pésimos, es el momento de decidir si seguir adelante o no con esa relación.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...