7 Razones que tiene una persona para no casarse

Hay personas que le encuentran más inconvenientes que ventajas a tener pareja. Otras, no son tan reacias a emparejarse, pero sí a casarse.

¿Apuntamos algunas razones para huir del matrimonio?

novios de boda

1. Miedo al compromiso

Imagínate junto a una misma persona durante todos y cada uno de los días de tu vida.

Algunos tiemblan con semejante pensamiento. Les puede gustar tener pareja, pero no soportan atarse de por vida.

Lo gracioso es que quizás estén con la misma persona todo el tiempo (o no). Es la palabra “matrimonio” la que les causa pavor.

2. Evitar el divorcio

Según las estadísticas, un buen porcentaje de matrimonios terminan en divorcio. ¿Para qué darse la molestia de casarse, entonces?

Además, el papeleo puede ser tortuoso. Si ya es estresante la ruptura de la pareja, sumémosle todo el asunto de la separación económica, la custodia de los hijos (si los hay) y demás trastornos.

3. Experiencias anteriores desastrosas

Quienes han pasado ya por un divorcio, quizás no quieran arriesgarse a repetir la experiencia.

También están los que han soportado una infidelidad conyugal o demás traiciones.

Y los que, sin necesidad de haber sido torturados por una pareja anterior, cargan con traumas y problemas incompatibles con la idea del matrimonio.

¿Matrimonio? No, gracias.

4. Experiencias del entorno

El matrimonio de sus padres, hermanos, primos y hasta el de sus vecinos es un desastre. Unos se tiran los trastos a la cabeza; otros están divorciados y los de más allá, conspirando para destruirse mutuamente.

¿Crees que quien sea testigo de ello va a tener una buena concepción del matrimonio?

Es poco probable.

5. ¿Quién necesita un contrato?

Una razón respetable para no casarse es ésta: No necesitar un contrato.

Muchas parejas viven como un matrimonio cualquiera, con la única diferencia de que no han firmado ningún papel.

6. La carrera tiene prioridad

De otro lado, hay personas que salen y entran con parejas ocasionales, pero su principal prioridad no es la de casarse, tener hijos y demás.

El trabajo es el área donde se vuelca más esfuerzo, al menos provisionalmente.

Respetable también, ¿verdad?

7. La presión social para los solteros es reducida

En décadas anteriores, sin ir más lejos, la presión social para los solteros era mucho mayor, sobre todo para las mujeres. Tenías que casarte si no querías quedar estigmatizada por el resto de tu vida.

Ahora, no. Afortunadamente, una mujer puede estar soltera el tiempo que le dé la gana sin sentirse tan presionada por su entorno próximo y tan minusvalorada por la sociedad.

Salvo en mi pueblo, de momento. Todavía hay unos cuantos cernícalos que piensan que el papel de una mujer es ser madre de familia y pare usted de contar. Suerte que esos especímenes se están extinguiendo…

Puede haber más razones, pero éstas bastan para afirmar que, en ocasiones, una persona no está soltera por falta de oportunidades para casarse. Lo está, básicamente, porque le da la gana.

Imagen de Roberto Trm


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...