¿Por qué no deberías contárselo todo sobre ti a tu nueva pareja?

Comienzas a salir con alguien nuevo y es tiempo de conocerse. ¿La recomendación? No reveles todo sobre ti de golpe y, algunos asuntos delicados, guárdatelos en lo más profundo de tu persona.

pareja feliz

¿Quieres razones? Consideremos tres, muy buenas:

1. Es más divertido y agradable ir descubriendo poco a poco la vida y milagros de cada uno. Un poquito de misterio le da vidilla al comienzo de la relación.

2. Puedes hacer que el otro se sienta incómodo por la sobredosis de información o por ciertos detalles que reveles. ¿Qué tal si es muy tímido/a y prefiere no conocer esos datos de momento?

La honestidad es importantísima en una relación, pero hay tiempo por delante para explicaciones y detalles, conforme os conozcáis mejor. Por el momento, no corras el riesgo de abrumarle.

Si te pregunta por alguna cuestión, no ocultes nada. Simplemente, da una versión abreviada en caso de ser un tema delicado.

Por ejemplo, ¿qué temas?

Tus relaciones pasadas, sin ir más lejos. Si captas que él/ella es un tanto inseguro o posesivo y le va a costar digerir la información, no le cuentes cómo era tu vida con tus exs con lujo de detalles.

Hazle un resumen. Y eso… si tu recién estrenada pareja te pregunta algo. Si no lo hace, cállate. Que el pasado, pasado está.

[Relacionado: 5 Cosas que no deberías contarle a tu novia.]

Por supuesto, si se da el clima para que ambos habléis de antiguas relaciones y los dos estáis comodísimos con el tema, no hay problema en que tengáis una larguísima conversación sobre antiguas relaciones.

En el tema de las relaciones anteriores es vital que no esquives las preguntas de tu actual pareja ni digas que no estás preparado/a para responder. Él o ella podrían interpretar que todavía sientes algo por esa persona del pasado. Lo dicho: Sé sincero, pero breve.

¿Por qué? Aquí llegamos a la tercera razón importante para ser discreto:

3. Todo lo que digas podrá ser usado en tu contra.

Sigamos con la especulación…

Si tú le dices a tu novia (por ejemplo) que la anterior te dejó por ser desordenado, el día en el que la nueva vaya a tu casa y encuentre los calcetines en el sofá, te dirá: Ahora entiendo porqué te dejó la otra.

O -sigamos imaginando- le dices a tu novio que tu ex te dio pasaporte porque tú estabas todo el día controlando sus movimientos. ¿Sabes qué ocurrirá cuando le pidas dos o tres cositas seguidas? Eso mismo: Te echará en cara que tu anterior novio tenía el cielo ganado contigo.

¿Ves que hay cosas que es mejor no decir… o no dar detalles excesivos sobre ellas? Tú mismo puedes arruinarte la reputación cuando la relación está apenas comenzando.

¡Ah! Y, hay que insistir en esto… Ni se te ocurra contarle a tu nueva pareja que tu vida sexual con la anterior era maravillosa. (Si era un desastre, no hay tanto problema.)

Hay muchas probabilidades de que tu novio/a actual no pueda evitar compararse y preguntarse continuamente si está o no a la altura. Y ya da igual lo que digas… Siempre le quedará la duda de si es tan bueno/a o mejor que tu ex…

Sé prudente y que todo vaya bien.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...