Mi novio es adicto a la televisión

Tu novio llega a casa y le falta tiempo para colocarse enfrente de la televisión. Su pasión por ella supera a la de Homer Simpson.

Ahí está, frente a la caja con colorines hasta que llega la hora de dormir. A ti te queda competir contra la tele para que te haga un poquito de caso. ¡Qué desolación…!

Pero no pierdas la esperanza. Los hábitos, por enraizados que estén, también pueden “desaprenderse”.

¡Tu novio todavía puede curarse de su vicio televisivo! Claro que eso depende de que él quiera poner de su parte…

¿Quieres saber qué puedes hacer por tu parte para favorecer un cambio positivo? Aquí van algunas recomendaciones

rutina y pareja

No te enfrentes a la tele

Si compites contra la tele, perderás. Tu novio la adora y no va a separarse de ella por muchos berrinches que le hagas. Nada de reproches ni de indirectas, por tanto.

Como él sienta que quieres cambiarle quitándole ese ratito de felicidad, más se aferrará al mueble de sus amores.

No es que tú le importes un rábano. Simplemente, es su forma de rebelarse ante lo que asume como un intento de controlarle por tu parte.

Es más inteligente que hagas justo lo contrario. (Lo que sigue…)

Muestra una profunda comprensión

El dialogo con tu novio acerca del tema de la tele tiene que empezar con un tono positivo, para que él no se sienta juzgado y se cierre en banda.

Llega a su corazón diciéndole que entiendes lo importante que es la televisión en su vida. Tú sabes que es su hobby, su técnica de relajación preferida, el remedio desestresante más eficaz… ¡un gran placer!

Bueno, no es preciso que se lo digas así. Tú sabrás cómo… Pero, eso sí, hazle ver que comprendes su necesidad.

Expresa tus expectativas en la relación

Ya que muestres comprensión hacia tu novio, seguro que está más receptivo cuando comiences a hablarle de lo que a ti te gustaría hacer.

Por ejemplo, coméntale que te gustaría ir al cine, a cenar, pasar una velada romántica en casa o lo que fuera. Y que te gustaría compartir esas experiencias con él.

Dile que tú no quieres que él deje de ver la televisión, pero que te gustaría encontrar algún arreglo para que los dos podáis pasar tiempo juntos y por separado, haciendo cada uno lo que más le guste.

Dale opciones

De antemano, lleva pensadas algunas opciones para este punto de la conversación. Podrías proponerle, por ejemplo, que un día determinado de la semana grabe los programas que le gusten para verlos más tarde. Y, ese día, dedicarlo a alguna actividad en pareja.

¿Qué actividad? Sería buena idea que cada semana eligiera uno. Eso sí, dile que la actividad de “ver la televisión” está descartada cuando le toque a él. Tiene que tratarse de algo que os guste a los dos.

Es muy importante que cada cual tenga su propio espacio (para hacer lo que le guste) y que también haya un tiempo para compartir en pareja. Respetando esto y con una buena comunicación se pueden solventar muchísimos problemas en la convivencia, ¿no crees?


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...