Cómo rechazar una cita de forma educada

Te piden una cita y no quieres aceptarla. ¿Cómo le dices que NO a esa persona?

Por hábil e insistente que sea quien te está haciendo la petición, puedes negarte con mucha educación y elegancia.

Aquí tienes algunas recomendaciones para hacerlo más sencillo:

1. El respeto, lo primero

Que alguien te pida una cita y a ti te parezca una idea terrible no te da razón para ser irrespetuoso con esta persona.

Evita usar insultos e incluso (si te es posible) no hagas referencia a lo poco que te gusta su aspecto o su forma de ser.

no

No hay necesidad de herir sus sentimientos. Mantén la calma, la educación y el respeto hacia él/ella.

2. Dale las gracias

Así evitas que él o ella se sientan tan mal cuando rechaces su petición.

Diciendo “Gracias” indicas que aprecias el gesto, aun cuando no te interese salir con él/ella.

3. Di que no (educadamente)

Unes el NO a la palabra “Gracias” y ya tienes la fórmula perfecta. Si quieres, puedes explicarle a tu pretendiente porqué no te interesa salir con él/ella, pero no te excedas en detalles.

La mayoría de las personas con dos dedos de frente entienden la cuestión y te dejan en paz.

En caso de que des con un pesado (o pesada), cuantas más explicaciones ofrezcas, más pie das para que ella o él sigan insistiendo.

Por tanto, sé breve. No te enrolles. Y, si ves que no hay manera de quitártelo (o quitártela) de en medio, di que estás saliendo con otra persona y punto.

¿Mentir? Si hay alguien que no te deja en paz porque no quiere entender el significado de NO + Gracias, esta mentira está más que justificada. (Eso, si es que se trata de una mentira.)

borde

4. Hazlo por escrito

Si no puedes decirle que NO en persona, hazlo por escrito; en un mensaje privado, podría ser…

Esto no es tan educado y correcto, pero hay ocasiones en las que puede resultar muy útil. ¿Por ejemplo? Cuando él o ella te acorralan y hacen muy difícil que puedas negarte.

Escríbele una nota breve. Breve, ¿eh? Directa, al punto y sin lujo de explicaciones.

Asegúrate de incluir las palabras: NO, Gracias y Lo siento. (La última no es tan necesaria, ya que no debes ninguna disculpa, pero queda bien.)

Asunto resuelto.

5. La excusa del: “No tengo tiempo”

Mala. La excusa es malísima, porque lo que quiere decir en realidad es: Tengo tiempo para otras cosas, pero tú no eres mi prioridad en absoluto.

Otro defecto que tiene esta respuesta es que él o ella pueden volver a pedirte salir más adelante, cuando consideren que ya no estás con tanto estrés encima.

Sin embargo, si no se te ocurre otra cosa y no te apetece dar más explicaciones, aquí tienes algo sencillo y efectivo para salir del paso: No, gracias. Estoy muy ocupado.

borde

6. Ten valor y hazlo tú

Aunque te resulte muy difícil, eres tú quien tiene que decirle que NO. Ni se te ocurra mandar con el recado a tu amiga del alma. Esto queda muy mal y sienta peor.

Además, conforme más practiques, menos trabajo te costará decir que NO la próxima vez (ya sea a una cita o a otro asunto).

7. No te sientas culpable

Tiene poco sentido que te sientas culpable o triste por rechazar la petición. Es tu vida y lo natural es que decidas salir con quien tú quieras, no con todo el que te lo pida.

Por otra parte, todos entendemos que nos rechacen porque alguna vez hemos pasado por ahí. ¿A que tú has encajado más de un rechazo en tu vida?

En este caso es lo mismo. Ese chico o chica lo entenderá (si está bien de la cabeza) y cada uno seguirá adelante con su vida.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...