¿Triste por no encontrar el amor? Piensa en esto

Soltero del mundo -no importa tu nombre, tu color, tu edad ni tu sexo- te sientes solo y triste, echando en falta una pareja en tu vida.

corazón dibujoAnima esa cara. Aquí tienes algunos puntos para remontar:

1. Mejor solo que mal acompañado

Ahora estás soltero, cuando podrías estar envuelto en una relación tormentosa, de ésas que desgastan a muchas personas.

Admítelo. Tu situación no es tannnn terrible. Puedes pasarlo muy bien estando soltero. Es más, aprovecha el momento para aprender a ser feliz por tu cuenta y para tener más cosas que compartir cuando estés en pareja.

2. Aún no es el momento

Lo bueno se hace esperar. ¿No te lo han dicho antes? Quizás esa persona que tú mereces no se ha cruzado en tu camino por ahora.

No te apresures a compartir tu vida con alguien sólo para escapar de la soledad. Merece la pena esperar un poquito, mientras vas relacionándote con personas que te gustan.

¿Quién sabe? En una de ésas, Cupido al fin dispara la flecha que se le atascó contigo.

3. Estás soltero por alguna razón

Existe una razón por la que estás soltero (o soltera) y ésa sólo la sabes tú: Estás enfocado en tu carrera, tuviste malas experiencias anteriormente y te estás recuperando, te da miedo involucrarte en una relación, etc.

En cuanto resuelvas la situación que te frena, volverás al mercado. Luego, no tienes porqué sentirte triste. Tu soltería es coyuntural.

En caso de que se trate de miedo o inseguridad a la hora de iniciar una relación, enfrenta la situación pasito a paso: Ve a clases donde puedas conocer gente nueva; practica un hobby; inténtalo con una página de citas en Internet, etc.

Si lo tuyo es miedo a la intimidad, acéptalo tal cual e intenta descubrir a qué se debe. Después, podrás ir abriéndote poco a poco y dejar que esa persona entre en tu vida. Ésta es la manera de derrotar ese miedo, dejando que su espacio lo ocupe el amor.

Piensa en qué puedes hacer tú, en lugar de sentarte a esperar a que el hombre o la mujer de tus sueños vengan raudos a llamar a tu puerta y hagan todo el trabajo por ti. Esto no pasa ya ni en los cuentos.

4. Lo que piensen los demás no importa

Pasan los años y tus parientes y amigos se ponen bastante pesados: ¿Todavía no tienes pareja?

Sí, son muy pesados. Tan pesados como si el novio o novia fuese para ellos mismos. Que no importen su opinión, ni sus presiones, ni sus bromitas absurdas.

Al final, ellos se van a su casa a hacer su vida (que no tiene porqué ser más plena y feliz que la tuya de soltero). Déjalos. Si tienes pareja o no es únicamente asunto tuyo. Ya la tendrás, cuando a ti te venga bien.

5. No sabes qué pasará mañana

Hoy no tienes pareja. Ahora mismo (que lees esto) estás soltero. Pero la vida da muchas vueltas y todo cambia cuando menos te lo esperas.

¿Acaso no te ha sorprendido alguna vez la vida con uno de sus vuelcos?

En el amor puede pasar lo mismo. Si quieres tener una pareja que merezca la pena y tú estás haciendo tu parte bien, él (o ella) puede aparecer en cualquier momento.

Abre los ojos. Ese momento puede estar muy cerca. ¿Por qué no?


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...