¿Te ha dado un número de teléfono falso?

No cabes en ti de la alegría porque ella (o él) te ha dado su número de teléfono. Lo que no sabes es que te dio un número falso para que dejases de molestar.

número equivocado

Efectivamente, eso es lo que descubres cuando pocos días después marcas y te das cuenta de la jugada.

Para evitar que te ocurra de nuevo, he aquí un pequeño truco:

Cuando te dé su número de teléfono, repíteselo para confirmarlo. Pero no lo hagas “bien”.

Por ejemplo, si te dice o te anota su número (547 23 24 23), pregúntale cambiando algún dígito:

(Tú) — De acuerdo. Es el 547 23 44 23.

Si quiere darte su número real, ella corregirá tu error (a menos que esté enajenada de mala manera y no se dé cuenta).

Si lo que quiere es perderte de vista, no se molestará en hacerlo. Ahí es donde te toca desaparecer del mapa.

Fácil, ¿verdad?

Es pronto para cantar victoria, porque aunque te dé su número de teléfono real, puede que luego no conteste a tus llamadas. Pero, al menos, ya has dado un primer paso en positivo. ¡Enhorabuena!

Imagen de Adrian Serghie


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...