7 Tips para sobrevivir a la ruptura cuando te han dejado

Te han dejado y estás nadando en la desolación. Que muchos hayamos pasado por donde tú estás ahora, no hace la situación menos dolorosa.

No obstante, aquí tienes algunas recomendaciones amistosas para que puedas ir remontando, poquito a poco.

1. Evita echarte la culpa.

Las relaciones acaban y la tuya no es la primera que se ha ido al garete. Deja de castigarte, aunque hayas metido la pata hasta el fondo.

Total. Sabes que echarte porquería encima no arregla nada. Tampoco lo hace que repases una y otra vez aquello que pudiste hacer menor en su momento.

Acepta que esa persona te sacó de su vida. Y, como dicen por ahí, él/ella se lo pierde.

sobrevivir

2. Ten cuidado de no obsesionarte.

Trata de no pasar tooooodo tu tiempo pensando en él/ella, releyendo viejas cartas, paseando por su perfil de Facebook o recreando momentos de la relación en tu cabeza.

Entrarías en un bucle sin fin. Quizás necesites distraerte un poquito, ¿no crees? De eso va lo que sigue.

3. Planea actividades divertidas.

Ya, ya… No estás para reírte. Pero, si surge la ocasión de salir al cine o de dar una vuelta con los amigos (por ejemplo), te sentaría muy bien aprovecharla.

Déjate llevar un poquito y verás que alguna sonrisa se te escapa cuando te envuelvas en un rato divertido.

4. Sal por tu cuenta.

¿No están los amigos o no te apetece ver a nadie? Nada te impide salir por esa puerta y respirar aire fresco.

Créeme. Únicamente salir de esas cuatro paredes constituye un alivio.

5. Cambia de escenario.

Esto sería estupendo: Tomarte unos días libres, lejos de todo y en un bonito entorno.

Otro paisaje, otras caras, otro ambiente… Sin duda, una desconexión que ayuda a que vayas empezando a curarte.

6. Mímate un poco.

Es un clásico y suena a tópico, pero funciona. Hazte un cambio de look o ve a que te den un masaje. Lo que más te guste.

¡Ah! Excluyendo, claro está, los mimos que tengan que ver con la comida. Comerte un kilo de helado de chocolate no vale. 😉

7. Empieza algo nuevo.

He aquí otra cosa que te puede servir para desconectar de tanto pensamiento doloroso: comenzar con un hobby, practicar un deporte, matricularte en un cursillo, pintar la casa, etc.

Sin embargo, como ya dijimos, no te satures de actividades. Se trata de que no estés todo el tiempo pensando en lo mismo, pero el dolor tiene que salir de alguna manera.

No te cortes en llorar, en hablar de cómo te sientes o en expresar esa pena por otros cauces. Así es como irá sanando la herida.

A este respecto, ahí va un tip extra. Quizás, el más importante:

8. Céntrate en el día de hoy.

El dolor que estás sintiendo pasará, por mucho que creas que se va a prolongar durante toda tu existencia.

No pienses que el futuro va a ser un desastre. Quédate en el día de hoy y trata de sobrellevarlo lo mejor que puedas.

Imagen de Extra Medium


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...