Buen consejo

Un par de viudas veteranas, Julia y Patricia, charlan en la cafetería. Julia ha quedado allí con Patricia para pedirle consejo. Sabe que ella salió con Paco hace unas semanas y quiere que le dé algún consejo.

Mira, Julia -comienza a hablar Patricia- te voy a contar cómo me fue.

Paco fue muy puntual. A las siete en punto apareció en casa, muy bien vestido y perfumado. Me trajo un precioso ramo de flores. Salimos a la calle y había preparado una limusina para los dos. Cenamos en un restaurante lujosísimo. Comimos como los dioses. Después, fuimos al teatro… No te imaginas lo bien que lo pasé…

Luego, me trajo a mi apartamento. Y, cuando lo invité a pasar, se transformó en… ¡una bestia! Comenzó a gruñir como un oso. Y, antes de darle rienda suelta a su lujuria, hizo trizas el vestido que me costó un ojo de la cara

humorJulia la interrumpió: — ¡Ay, madre mía…! ¡Qué animal! ¿Lo que me estás diciendo es que no debo salir con él?

No, Julia -corrigió Patricia-. Lo que trato de aconsejarte es que te lleves un vestido viejo.

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...