Calmar los nervios antes de una cita

Dentro de unas horas tienes una cita y la palabra “nervios” se queda corta para describir tu estado: ¡Un ciclón te recorre por dentro!

corriendo

¿Ése es el caso? Probablemente ya sabes del buen consejo que vamos a comentar. Pero, si no es así, te aseguro que formará parte de tu repertorio y lo utilizarás cada vez que tengas que enfrentarte a una situación similar.

¿Cuál es? El ejercicio físico.

Así de simple. Muévete, preferiblemente en el exterior, donde también te beneficies del aire fresco. Y, claro, vuelve un buen rato antes para que te dé tiempo de arreglarte y perfumarte para la ocasión.

¿Por qué el ejercicio?

Primero, porque pocos remedios hay más efectivos para canalizar el estrés (en este caso, del bueno) instantáneamente. Te sentirás mucho más relajado/a después de una hora practicando una actividad física que te guste.

Segundo, porque liberas endorfinas. Llegarás a tu cita de buen humor y con los nervios (casi) bajo control.

Ya sabes: ¡A moverlo! Pero no te pases. No sea que llegues a tu cita tan cansado como si hubieses estado todo el día cargando sacos de patatas. Algunas energías tienes que reservar…

Imagen de Nick-K (Nikos Koutoulas)


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...