La honestidad es la mejor opción

Para causar una buena impresión o para ganar puntos con nuestra pareja tenemos la opción de exagerar logros o cualidades, así como la de ocultar pasajes de nuestra historia, gustos, opiniones, etc.

corazón dibujoEn un primer momento, evitamos que él/ella se decepcione y logramos quedar bien. Pero, a largo plazo, la mejor opción siempre es la honestidad.

Las relaciones saludables se construyen sobre la base de la confianza mutua. Y ésta, a su vez, descansa en el respeto. Decir la verdad es un acto de respeto. No decirla, todo lo contrario.

En ocasiones, es tentador sucumbir a la tentación de decir justo aquello que el otro quiere escuchar. Mucho más, si la verdad es dolorosa o prevés que afectará de manera negativa a la relación.

Sin embargo, la mentira puede afectarla de peor manera. Porque, una vez rota la confianza, es muy difícil recomponerla.

Además, visto desde el lado contrario, ¿tú prefieres la verdad o que tu pareja te cuente cualquier ficción agradable?

De buenas a primeras, la sinceridad cruda puede doler. Pero, ¿quién no la prefiere? ¿Quién de nosotros no desea que su pareja sea transparente, clara, honesta?

La mayoría de nosotros valoramos y apreciamos la sinceridad sobre cualquier mentira (incluso si es piadosa). Entonces, ¿por qué no adoptar la honestidad como la mejor política en las relaciones?


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...