Sola y sin autoestima

Estás sola (o solo) y, en lugar de celebrar las ventajas de vivir a tu aire, te hallas nadando en la desolación.

dejar la relación

¿Por qué todas mis amigas tienen pareja… y yo no? ¿Es que hay algo de malo en mí? ¿Qué hago mal? ¿Qué me falta?

Preguntas tan inútiles como ésas pueden pasearse por tu cabeza. Inútiles, sí, porque no llevan a respuestas que te sirvan.

Muchos de los que tienen pareja han hecho algo para tenerla. A ver si vamos a pensar que lo único que hay que hacer es sentarse a esperar a que llegue la princesa o el caballero del cuento.

Toca ponerse a tiro, buscar, evaluar, descartar y armarse de mucha paciencia. Encontrar pareja es como encontrar un trabajo. En muchas ocasiones, la pareja ideal no llega a la puerta de casa a buscarte.

Sí, hay personas que lo tienen más difícil (como lo del trabajo). Pero eso no quiere decir que no puedan conseguir su objetivo y, mucho menos, que sean personas poco valiosas.

Si tienes esta creencia, te harías un bien tirándola a la basura. Desliga tu autoestima del hecho de que ahora mismo estés sin pareja. También, de que te hayan rechazado últimamente, si es el caso.

Sé la primera en creer en todo lo bueno que hay en ti, que es mucho. Que no hayas encontrado aún a la persona indicada, sólo quiere decir eso: que aún tienes la oportunidad de seguir buscando, si te interesa.

En lugar de gastar tu energía llorando y compadeciéndote de tu mala suerte, empléala de otro modo.

Por ejemplo, inviértela en actividades que te hagan sentir bien, en conocer personas nuevas, en iniciar una conversación con alguien que te ha gustado a primera vista, etc. Son ideas. Seguro que se te ocurren muchas bastante mejores que echar piedras sobre tu tejado.

¿Los demás? Que hagan lo que quieran. Tú no seas tan dura contigo misma. Quiérete. Apuesta por ti.

Levanta la cabeza y sonríe cuando pase la tormenta. Pase lo que pase y digan lo que digan, sé buena gente contigo.

Imagen de lost in pixels


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...