¿Por qué tu amor es inalcanzable?

Te has enamorado (una vez o varias) de personas “inalcanzables”. Nos referimos a ésas que difícilmente van a poner sus ojos en ti. ¿Por ejemplo?

inalcanzable

1. Alguien que has visto un par de veces y con quien es muy probable que no vuelvas a coincidir (como el chico/a de la playa o del parque del lugar donde estuviste de vacaciones).

2. Alguien mucho mayor que tú (padre/madre de un amigo, por ejemplo) o mucho más joven, que tiene su propia vida y ni se ha enterado de lo mucho que te atrae. ¿No será que estás evitando a las personas de tu edad?

3. Un personaje famoso. Descubres que él/ella es ideal para ti. Tanto, que se te va la cabeza fantaseando. Para, paraaaaa… Que ya estás dando el paso que va de la admiración a la obsesión.

En definitiva, te enamoras de una persona que no te conoce (y es poco probable que lo haga) y que no va a pensar en ti del mismo modo en que tú piensas en él/ella. Cero reciprocidad.

¿Por qué demonios pasa esto? ¿Por qué no te enamoras de alguien que sí quiera salir contigo, conocerte y todas esas cosas?

La mayoría de las veces la razón es ésta: Tú no quieres tener una relación.

Muy en el fondo de ti sabes que no va a darse una relación con esa persona que te gusta. Sabes que no lo/la verás aparecer en la puerta de tu casa para darte una serenata, por mucho que te lo imagines.

Pasa el tiempo y él/ella no te mira, no te busca, no está. Y tú piensas: “¡Oh! Qué persona tan horrible soy… ¿Por qué no le gusto? ¿Por qué no podría fijarse en mí?

Y la raíz del problema, muchas veces, no es ésa. No está en él/ella, sino en lo que a ti te ocurre. Está en tu miedo o, quizás, es que no estás preparado/a en este momento para una relación. Por eso sigues la estela de este amor inalcanzable.

Si estás enamorado/a de un imposible, plantéatelo. Reflexiona y sé honesto/a contigo: ¿De verdad quieres tener una relación?

Ahí podría estar la respuesta y, si es el caso, alégrate. Ya tienes una pista más real para progresar en la dirección adecuada.

Imagen de JoelMontes


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...