Para que veas lo mal que lo paso

Narciso está hartísimo de que Rebeca, su mujer, le esté reprochando a cada instante el tiempo que pasa bebiendo en el bar. Por lo que esa noche la invita a salir con él, para ir al bar, por supuesto.

Mientras le acerca un taburete a Rebeca, le pregunta: – ¿Qué quieres tomar?

Ay, no sé -dice ella. Creo que me voy a pedir lo mismo que tú.

humorMuy bien -contesta Narciso, que se sienta en el taburete de al lado. Acto seguido, llama al camarero y le pide las bebidas: – Venga, Julián, ponme un whisky del que a mí me gusta, con mucho hielo. Y sirve otro para mi mujer.

Rebeca toma un sorbo de aquello y exclama: – ¡Qué horror! ¿Cómo puedes beberte esto tan repugnante?

¿Has visto, mi amor? -le contesta el marido. Y tú pensando que vengo al bar a pasármelo bien

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...