Hoy tienes una cita contigo

Llevas un tiempo sin salir con nadie. Si últimamente estás teniendo escasa suerte con tus citas, ¿por qué no te conviertes en tu mejor amante?

Espera. Antes de considerar esto como una idea patética para perdedores en el amor, piensa en las ventajas que tiene.

De un lado, es una invitación para valorarte tú mismo/a:

  • Para disfrutar de tu compañía.
  • Para clarificar cómo quieres tú que sean tus relaciones y qué esperas de ellas.
  • Para demostrarte que tú puedes satisfacer tus propios deseos y que puedes hacerte feliz, sin necesidad de depender de otro.

Nota: Esto no es un desprecio hacia las citas a dúo, ni hacia las relaciones entre dos. No creo que haga falta apostillarlo, pero ahí está.

mágico

De otro lado, cuando aprendes a estar a gusto contigo y a amarte tú, también te vuelves más atractivo/a para otras personas. Les estás enseñando que eres valioso… y lo sabes. Luego, esto también puede beneficiarte para futuras citas (a dúo).

Ya sabes. Si te preguntan qué vas a hacer el fin de semana, no digas: “Me quedaré solo en casa, viendo la tele.” ¡No, no, no! Diles que vas a dedicarte ese tiempo a ti, a mimarte, a disfrutarte…

Tendrás una cita contigo: Te dirás las palabras que te gustan, del modo en el que a ti te gustan. Irás a lugares donde lo pasas bien. Tendrás un detallito contigo… o más. Te sonreirás. Te dedicarás una canción. Te acariciarás tomando un baño de espuma, ¡justo como a ti te gusta! Etcétera.

Lo pasarás bien. Estás con el amante que mejor te conoce; el más dispuesto a inundarte de placer: ¡, caramba!

Mal no te va a hacer que compruebes la eficacia de esta idea. Explora tu capacidad como amante contigo mismo. Probablemente te sorprendas de lo mucho que puedes ofrecer.

Imagen de Adam Foster | Codefor


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...