3 Inconvenientes de salir con alguien del trabajo

Los compañeros de trabajo (o de estudios) pasan muchas horas juntos en el mismo lugar. Por lo tanto no es raro que de ahí surjan amistades o amores. Tú ya sabes: El roce hace el cariño.

amor en el trabajo

Hablando de los amoríos en el trabajo, en concreto, hay que andarse con cuidado. Tienen sus inconvenientes. Entre ellos, éstos tres:

Afecta a tu rendimiento laboral

Por ahí anda la persona de tus amores y tú, en lugar de estar pendiente de lo que tienes entre manos, no le quitas la vista de encima. Qué bonito es el flechazo laboral… ¡y qué emocionante!

Te vuelves hipercreativo encontrando momentos románticos en las horas de trabajo en los que puedas expresar tu amor. De hecho vuelcas gran energía en este menester. ¿Y qué ocurre? Que tu eficiencia en el trabajo se resiente.

Obviamente, tiene menos consecuencias en unos trabajos que en otros. Pero, si la tuya es una ocupación en la que tu desempeño afecta directamente al trabajo de tus compañeros, es un inconveniente de los gordos. Y, si el jefe toma nota, ni te digo.

Porque rendir, rindes menos. Por lo pronto, mientras dura la efusividad de los primeros compases de la relación.

Te expones al cotilleo

Tantas horas compartidas en grupo dan para que los otros compañeros también compartan estas amenas charlas sobre qué se cuece en la vida privada de los demás.

Ándate con ojo si estás tratando de escalar posiciones en la empresa o hacer valer tu trabajo. Cualquier envidioso podría aprovechar la situación para intentar arruinar tu imagen.

Cuando acaba, es peor

Algunos romances laborales se consolidan en relaciones serias. Pero, admitámoslo, una buena parte de ellos terminan al poco tiempo.

Si lo que tienes es un rollo pasajero, piensa en lo que ocurrirá cuando termine. Tendrás que verle la cara a esta persona todos los días, si es que seguís los dos en el mismo puesto de trabajo. ¿No se te hace incómodo?

Incluso teniendo la fiesta en paz y quedando como amigos, quizás uno de vosotros se sienta regular al ver al otro saliendo con alguien nuevo y haciendo la vida tan campante, como si nada hubiera ocurrido.

Eso, terminando bien. Si la cosa termina mal, imagínate que él/ella se queda con la espinita en el corazón. Y la energía que antes gastaba retozando contigo le da por emplearla en hacerte la vida imposible… ¡o en conseguir que te despidan!

 

El amor puede surgir en cualquier lugar; también en el trabajo. Eso no quita que te prepares por lo que pueda pasar si tu aventura romántica inicia ahí, en tu lugar de trabajo.

Afronta los riesgos con cabeza y decide lo mejor para ti.

Imagen de giumaiolini


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...