Te quiere… como amigo

Conoces a una chica fascinante. Fluye la química entre los dos. Conectáis y, en poco tiempo, se genera una relación de confianza, como la que tienen dos buenos amigos.

El problema es que tus sentimientos no van por el terreno de la amistad. Y los suyos, sí.

conversando

No estoy de acuerdo con escribir que quieres ser “más que su amigo”, porque una buena amistad es una relación profunda, altruista y desinteresada entre dos personas y hay amores que no le llegan a esto ni a los talones.

Total, que quieres pertenecer a la esfera de sus amores. Pero te encuentras con que el puesto ya está ocupado. En el corazón de esa chica maravillosa ya hay un novio… y no hay sitio para más.

No obstante, te la juegas. Eres honesto con ella. Le dices que te parece una amiga estupenda. Lo que no quita que al verla se te revolucionen las hormonas.

Y llega el momento clásico (muy temido por los amigos enamorados). Ése en el que ella te dice:

Te quiero… Pero sólo como amigo.

— ¡Nooooooooooo…!

¡Qué horror! Espero que no te pase. Aunque, si quieres estar preparado (por si acaso), aquí tienes algo que puede servirte:

Quítale drama al instante

Te acaba de decir que no le interesas como amante, pero sí como amigo. Luego, no te ha rechazado.

Te valora mucho como persona. Ocupas un lugar destacado en su corazón: como su buen amigo. Ésos son sus sentimientos y la muchacha no tiene la culpa de que los tuyos hayan seguido un rumbo distinto.

¿No acepta el privilegio de ser tu novia? Lo mismo ni se lo ha planteado, porque ya tenía a otro en el puesto.

Acepta la situación. Y, ya que has sido valiente para expresarle tus sentimientos, no vayas a estropearlo haciéndote la víctima o intentando que ella se sienta culpable.

El amor no correspondido duele. Pero así funciona este lío de los amores. Qué te voy a contar yo a ti…

Sé positivo

Lo mismo que hay amores que salen mal (o que ni siquiera salen), hay amores que nacen y forman una bonita historia. La tuya con otra chica, quizás, está a punto de empezar.

No te va a pasar siempre lo mismo. Deja de pensar que la próxima chica que te atraiga (con vistas a tener una relación romántica) te va a contestar exactamente lo mismo que ésta: — Te quiero… como amigo.

Alguna de ellas va a tener el mismo interés que tú. Ya lo verás.

Mientras tanto, ¿qué haces con ésta? ¿Puedes seguir siendo su amigo o te sientes muy herido como para verla todos los días… ¡con su novio!?

Eso depende sólo de ti. Aunque, si estás verdaderamente dolido, quizás te convenga distanciarte un poco. No que dejes de verla. Pero sí que procures que la amistad no sea tan estrecha.

En cualquier caso, ánimo. No eres ni el primero ni el último que pasa por ahí… y sobrevive.

Imagen de pmorgan


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...