3 Temas de conversación inapropiados para una primera cita

Tienes una primera cita con esa persona que te interesa. ¡Bien! Disfruta. Habla de lo que quieras.

Aunque, quizás, hay temas que deberías reservar para citas sucesivas, si las hubiera. Entre ellos, considera éstos tres:

cita para dos

Tu ex

La primera cita no es el momento apropiado para hablar de tu ex. No importa si lo que dices de él/ella es bueno o malo.

Se supone que has salido con esta persona y, por lo tanto, es la protagonista en tu cabecita. Entonces, ¿qué hace ahí tu ex, saltando entre tus pensamientos?

  • Yo solía venir aquí con mi ex.
  • A mi ex le encantaba el pescado frito.
  • Mi ex siempre se quejaba de que le dolían los pies cuando caminábamos cinco minutos.

Por favor, no saques a relucir a tu ex. No le hagas sentir a él/ella que lo estás comparando o que todavía no has superado el episodio de tu anterior relación.

Deja los comentarios casuales o los temas más extensos para tu ex para más adelante.

Tus enfermedades

A menos que tu cita aparezca con una caja de bombones y dejes caer que eres diabético/a, no hay razón para martirizar a esta pobre persona con tu repertorio de dolencias físicas o psicológicas.

Un comentario casual, bueno va.  Sin embargo, narrarle con todo detalle tu operación de varices o la evolución de tu problema de hongos, no va a hacerte más atractivo/a.

Puedes pensar que te estás ganando su simpatía desbordando tanta humanidad, pero no es así. Apenas os estáis conociendo. ¿Acaso no hay temas más agradables de los que hablar?

Ponte en su lugar: ¿Volverías a llamar a alguien que pasó una hora hablando de sus frecuentes diarreas? Si la respuesta es: “Sí”, retiro lo dicho.

En el amor todo puede suceder. Y si los dos estáis la mar de a gusto compartiendo información sobre vuestros movimientos intestinales, ¡genial!

Tu familia ideal

Para el carro, please. Ese tema es muy delicado en una primera cita. Tu compañero/a de aventura podría experimentar la sensación de estar viviendo una película de terror cuando, a los pocos minutos, ya le estés hablando de la boda y de los hijos que te gustaría tener.

¿Y si él/ella está saliendo contigo para pasar un ratito de relax, sin expectativas? O, aunque vaya en serio, esas prisas son muy sospechosas. Ya irá saliendo el tema, conforme os vayáis conociendo.

Quizás él/ella está en la misma onda que tú. Pero, teniendo otras ocasiones por delante para hablar de tantas cosas, yo no me la jugaría en la primera cita.

Claro que quien cuenta aquí eres tú. Hagas lo que hagas y hables de lo que hables, pásalo bien.

Imagen de Zuhair Ahmad


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...