5 Razones para no tener prisa en casarse

¿Cuál es la mejor edad para casarse? ¿Los 20? ¿Los 30? ¿Y si alguien, por la razón que sea, decide casarse más adelante?

anillosNo tener prisa en casarse es una opción sensata, tan respetable como cualquier otra y, cómo no, tiene grandes ventajas.

Si es tu caso, mira todo lo que ganas:

1. Tu libertad

Mientras estás soltero, tienes más margen para tomar decisiones sin que otras personas se vean afectadas o te reclamen por ello.

Entras, sales, viajas por el mundo, cambias de trabajo… Y, pese a que puedas tener limitaciones, más tendrías en caso de estar casado.

2. Menos responsabilidades, menos complicaciones

Al hilo de lo anterior, no es que el matrimonio sea una cárcel o una condena. Sin embargo, sí te comprometes con tu pareja a trabajar por un proyecto de vida.

Cosa maravillosa, sí. No pasa nada por experimentarla un poco después, cuando uno tiene la cabeza mejor amoblada.

Y, si no es tan maravillosa la relación y comienzan a lloverte complicaciones y estrés, también es mejor experimentarla más tarde.

El dinero, la casa, los problemas de convivencia, la rutina, las respectivas familias… ¿los hijos? Demasiado trajín para pensar en ello sin haberse despegado de la adolescencia.

3. Sabes lo que quieres

Como el buen vino, estás mejor cuando maduras. Te conoces más a ti mismo/a. Has tenido tiempo para eso y para aprender a amarte tú, tal y como eres, sin necesidad de encontrar a una persona que te diga que vales mucho.

¡Tú ya sabes lo que vales! Y, si decides casarte, no es porque es lo que hace todo el mundo o porque pongas tu felicidad en manos de otra persona. Es porque tú eliges a la persona apropiada para compartir un proyecto de vida.

4. El avance profesional

¿Para qué casarse tan pronto? Tienes una vida para explorar y desarrollarte en múltiples facetas. ¿Qué hay de tus sueños o de tus aspiraciones profesionales?

Desde luego que puedes tener esos objetivos mientras estás casado/a. Pero, ya lo hemos dicho, las responsabilidades se acumulan y es más complicado avanzar.

No te arrepentirás de lo que aprendas y de lo que conquistes por tu cuenta. Mejor, incluso. Más tendrás para compartir con esa persona con la que elijas casarte.

5. Haces tu propia historia

Muchos se sienten presionados para casarse antes de una determinada edad… O, quizás, debería decir “muchas”, porque la presión parece que es mayor para las mujeres.

Llegas a una edad y, si no estás casada, piensas que has fracasado o que hay algo de malo en ti. Nada de eso. Los convencionalismos están para cuestionarlos.

Deja, deja… Si no te casas, es que has estado pendiente de otros menesteres o porque no has encontrado a la persona adecuada con quien compartir la experiencia.

No hay edad para casarse. Abajo las prisas. Cada uno elige su tiempo… Y eso es lo que tú estás haciendo.


Si te gusta la entrada, comparte, por favor...